martes, 10 de enero de 2012

Mar de Ansenuza

Habíamos preparado todo de antemano para partir al amanecer, en esa primera semana de enero. Llevábamos desde un generador portátil hasta criquet para arenales, desde un buen GPS hasta teléfono satelital y por supuesto, mis acostumbradas maderas para sortear obstáculos o servir de combustible de emergencia. Pero no logramos salir temprano, algo que se repite constantemente en mi vida.
Cuando superamos Rosario (¡que bonita está!), luego de saludar a los primos y festejar el cumpleaños de mi hermano Miguel Ángel, tomamos por la RN 34 y sus curvas continuas, pasamos por San Genero (desde el camino salude a mis recuerdos), superamos San Vicente y giramos al oeste por la RN 19 camino a El Tío, en donde tomamos la RP 3 hacia el norte.
Hicimos noche a la salida de Balnearia y antes de irme a dormir, me quede a descansar sólo, en un sillón en el parque del residencial; sin ruidos, sin apuro, en medio de árboles cargados de flores, muchas rosas, un cielo con muchas estrellas. Me dije, esto va a estar bueno. Mis vacaciones habían comenzado.
Luego de un lindo desayuno partimos a Miramar, pueblo de unos dos mil habitantes a los que el Mar de Ansenuza o Laguna Mar Chiquita, les “comió” unas cien manzanas cuando se produjo una gran inundación debido a los excesivos aportes hídricos del río Dulce, (el Hemiciclo Húmedo "Florentino Ameghino" produjo algo parecido entre 1870 y 1920). La inundación provocó que el pueblo tuviera que que ser reubicado en su emplazamiento actual. Pretendimos visitar la iglesia local pero estaba cerrada ¡con candado!
Visitamos el Hotel Viena, o lo que de él queda; construido entre 1940 y 1945, un lugar al que concurrían nazis. Se lo construyó a unos 80 mts. de distancia de la laguna, pero cuando ésta elevo su nivel en unos 8 metros, no se pudo evitar el desastre.
Entre 1946 y 1957 el agua se retiro 3 kms. y volvió a crecer en 1958; un año después comenzó una inundación hasta fines de 1963. En el ’64 el agua se retiró y entre 1968 y diciembre de 1976, el pueblo prospero hasta que en enero de 1977 la laguna empezó a crecer otra vez, hasta 1985; y la situación se mantendría (dicen los que saben), hasta el 2020.  Las casas afectadas se demolieron en 1992.
Algunos le echan la culpa a quienes construyeron  sin considerar que estaban sobre una cuenca endorreica; los más sabios, saben que Ansenuza (dulce), hizo de las suyas.
La diosa del agua vivía en su palacio en el mar, en su mar, cuando vio llegar a un príncipe indio malherido que la conmovió. Un trueno estremeció el cielo, que lloró junto a la diosa, y el mar se agitó durante un día y una noche. Al amanecer el joven estaba curado cuando abrió sus ojos y vio una playa blanca con aguas turbias y saladas. El príncipe nadó hasta que un rayo rosado lo convirtió en flamenco, guardián eterno del amor de la diosa del mar. Desde entonces se cuenta que las aguas del mar de Ansenuza son curativas.

2 comentarios:

  1. Y sí, yo voy hacer un comentario. Muy bueno lo suyo señor Ramirez. Estuve hace 2 horas en Miramar y viendo todo esto que lo viví personalmente entre el sábado y domingo de este mes de Noviembre de 2013 (días 16 y 17 más precisamente). También estuve con algunos lugareños del lugar y un señor llamado Mario DeAntonio que vivió todo el desastre de 1977 y otras inundaciones como por ejem.del año 1959. Lo que me dijeron es que el Río Dulce no fue o no es la primera causa de las inundaciones, ni la deforestación del lugar etc. que crearon el campo propicio para las inundaciones que vinieron. Todo aconteció, le vuelvo a repetir según el Sr. DeAntonio, a partir de 1974 con el terremoto de Caucete y que movió casi toda la Argentina. Dice DeAntonio que La Mar Chiquita está asentada sobre placas teutónicas y que al romperse estas por el temblor, causó la rotura de la misma y afluyó el agua hacia la laguna proveniente de los océanos (Mediterráneo o Pacífico?). El además afirma que cada 10 años el agua sube y que hasta el momento eso está ocurriendo. En fin. Es lo que pude averiguar. Espero que no se inunde más Miramar porque las autoridades están a punto de inaugurar el Diciembre de 2013 la nueva costanera, que es muy hermosa y digna de visitarse. Mi mail es scillettavictor@hotmail.com si voy a recibir alguna respuesta suya. Saludos. Pongo "anónimo" porque no sé que hacer con la parte de "Seleccionar". Un abrazo. Víctor

    ResponderEliminar
  2. Victor, muchas gracias por sus apreciaciones y su comentario. Yo sigo pensando en la diosa Ansenuza
    Juan Carlos

    ResponderEliminar